Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Página 4 de 10. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por maka.mayi el Vie Mayo 17, 2013 2:43 pm

hoy por la noche!!!





Invitado Bienvenid@ a TG
avatar
maka.mayi
Moderadora
Moderadora

Mensajes 7951 Puntos 16921
Edad 25
Fecha de inscripción 05/06/2010
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por aurafer80 el Vie Mayo 17, 2013 5:39 pm

hola donde puedo acceder a los primeros libros de la serie?
avatar
aurafer80
Quiero ser Guardián

Mensajes 28 Puntos 31
Edad 38
Fecha de inscripción 22/03/2013
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por aranoi el Sáb Mayo 18, 2013 7:08 am

@maka.mayi escribió:hoy por la noche!!!


Okis :D

Estaré esperando
avatar
aranoi
Quiero ser Guardián

Mensajes 62 Puntos 64
Fecha de inscripción 28/10/2012
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por maka.mayi el Sáb Mayo 18, 2013 2:58 pm

@aurafer80 escribió:hola donde puedo acceder a los primeros libros de la serie?

Si dejas tu correo te paso los 2 primeros, el tercero está acá en el foro (todos los caps traducidos y publicados)

El 4to ya puedes ir leyéndolo acá





Invitado Bienvenid@ a TG
avatar
maka.mayi
Moderadora
Moderadora

Mensajes 7951 Puntos 16921
Edad 25
Fecha de inscripción 05/06/2010
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por maka.mayi el Sáb Mayo 18, 2013 2:58 pm

Fue malo irme de fiesta anoche y llegar hoy no (? jajajaja ahorita subo el capi





Invitado Bienvenid@ a TG
avatar
maka.mayi
Moderadora
Moderadora

Mensajes 7951 Puntos 16921
Edad 25
Fecha de inscripción 05/06/2010
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por maka.mayi el Sáb Mayo 18, 2013 3:05 pm

Capitulo Diez

Traducido por monik.fdez
Corregido por Violet~

Afortunadamente, esto no era una cita, pensó Mels mientras las cosas se calmaban. Porque decirle a un hombre que podías limpiar el suelo con él no era un buen comienzo, intermedio o final de una comida.
Esto era un negocio. Sí, claro, la historia de este hombre, fuera lo que fuese, no iba seguramente a terminar en las páginas de un periódico, pero era algo que resolver y Dios sabía que ella nunca dejaba pasar este tipo de oportunidades.
—Vaya currículum —dijo él después de un largo rato.
—Mi padre se aseguró de que pudiera defenderme. Era un policía, de la vieja escuela.
—¿Qué significa eso?
Ella se limpió la boca con una servilleta de papel, tomó otro poco de café, y deseó haber pedido una Coca-Cola. —Ponlo de esta manera... Ahora, en la época de las cámaras de vídeo en los coches patrulla, los tableros del Ministerio de Interior y carpetas llenas de demandas, él no habría durado ni un mes antes de ser suspendido. Pero en sus días, supo hacer su trabajo y las personas estaban seguras en esta ciudad gracias a él. Se hacía cargo de las cosas.
—¿Un tipo duro?
—Un tipo justo.
—¿Y tú apruebas sus métodos?
Ella se encogió de hombros. —Lo aprobaba a él. Su forma de operar, por otro lado... digamos que era para una época diferente. Antes de las pruebas de ADN y el Internet.
—Suena como mi tipo de hombre.
Mels tuvo que sonreír ante eso. Luego, la tristeza por la pérdida de su padre la hizo mirar hacia fuera, hacia el río y las gaviotas que navegaban a través de la lenta corriente. —Nunca lo vi fuera de control ni nada por el estilo. Pero a veces, el elemento criminal sólo responde cuando las cosas se explican en su propio lenguaje.
—¿Tienes hermanos o hermanas?
—No, sólo soy yo. Y a papá nunca le importó que yo fuese una niña. Me trató como un varón, me entrenó, me enseñó autodefensa, insistió en que aprendiera acerca de las armas de fuego... —Ella se echó a reír—. A mi madre casi le da un ataque al corazón. Todavía sigue así.
—¿Él está retirado?
—Muerto —Volvió al sándwich—. Asesinado en el cumplimiento de su deber.
Hubo una pausa. Y luego, en voz baja, Matthias dijo—: Lo siento.
Ella no se atrevía a alzar la mirada, porque había dicho demasiado y con esas gafas de sol que él estaba usando, ella no sabía dónde estaban sus ojos. Aunque no hacía falta ser un genio para saber que en ella.
—Gracias. Basta de hablar de mí. Sin embargo, ya es suficiente con esa mierda de soy-demasiado-peligroso-para-ti. He estado cuidando de mí misma por mucho tiempo y soy buena en eso. No habría hecho la oferta si no pensara que podría manejarlo.
Él se rió en un estallido corto. —Estás muy segura de a ti misma.
—Sé cuáles son mis límites.
—Pero tú no me conoces. Ninguno de los dos nos conocemos.
—Y precisamente eso es lo que queremos arreglar, ¿no?
El hombre se sentó de nuevo. —Sí.
Cuando terminó con el sándwich, ella dejó el resto de sus papas fritas, pagó la cuenta y se puso de pie. —Hagámoslo.
Mientras él la miraba, esa corriente la recorrió de nuevo, haciéndola acalorarse sin razón.
—Prométeme algo —dijo él en voz baja.
—Depende de lo que sea.
—No te vas a poner en riesgo a ti misma.
—Hecho.
Con un movimiento de cabeza, él recogió su bastón, estiró las piernas y luego esperó un momento, como si estuviera preparando su cuerpo para un ataque. Su primer impulso fue el sujetarlo con un brazo para ayudarlo, pero ella sabía que a él no le habría gustado eso. Y quedársele mirando su fragilidad no era respetuoso tampoco, así que se dio vuelta y fingió estar revisando el menú retroiluminado montado en la pared sobre el mostrador.
Un gemido le avisó que él ya estaba de pie, así que se dirigió a la puerta. Al pasar junto a los otros comensales, sentía como todos los ojos se dirigían al hombre detrás de ella de forma persistente.
Dios, lo que debe ser ir por la vida así, constantemente siendo observado. Aunque... las probabilidades eran buenas, las mujeres lo miraran como ella lo hacia. Lo cual no era nada limitado en lo más mínimo.
Muy por el contrario.
Afuera, en el estacionamiento, el coche de Tony era una batidora, pero no en el sentido cuidadoso y ordenado de Fi-Fi. Era más bien como un contenedor de basura móvil.
—No te preocupes por el desorden —dijo mientras abría el Toyota.
Ya dentro, recogió y quitó del asiento delantero el The New Republics y el Newsweeks. No le sorprendió que a Matthias le tomara un tiempo sentarse y cuando dobló las rodillas, sus botas crujían en la basura que había por todo el suelo del auto; apachurrados Taco Bell y paquetes BK Lounge de Wendy.
—A tu amigo le encanta la comida rápida —señaló.
—Y come rápido, también.
Apretando el acelerador, ella se sumergió en el tráfico, metiendo el auto en un pequeño espacio entre un taxi y un camión.
—Cinturón de seguridad —le dijo él.
Lo miró por encima.
—Así es. Llevas uno.
—¿Tienes deseos de morir?
—Los cinturones de seguridad no siempre salvan vidas.
—¿Así que todas estas personas que nos rodean están equivocadas?
—Ellos pueden hacer lo que quieran y yo también.
—¿Qué pasa si te ponen una multa?
—No me han puesto ninguna todavía. Si lo hacen, la pago.
—Cuando lo hagan. Eso sería “cuando”.
El cementerio de Pine Grove estaba a unos buenos diez minutos, salvo por la forma en que conducía. Mels no era imprudente, sólo era eficiente; escogió la ruta que no tenía muchos semáforos y evitó la construcción que estaba realizándose alrededor del parque.
—Es aquí a la derecha. —Ella se inclinó y miró por el parabrisas—. El lugar es hermoso, la verdad. Hay algo tan pacífico en los cementerios.
Matthias hizo un sonido despectivo. —Todo eso del descanso eterno es sólo una ilusión.
—¿No crees en el Cielo?
—Yo creo en el infierno y sólo te diré eso.
No había tiempo para seguir conversando una vez que llegaron a la entrada principal. —El accidente ocurrió alrededor de esta zona... más allá de las puertas principales. Un poco más... aquí.
Mientras ella estacionaba y apagaba el carro de Tony, Matthias ya estaba saliendo. Caminando rápidamente con su bastón, se detuvo en medio de la carretera, en las manchas que señalaban donde había aterrizado. Miró a ambos lados y luego hacia atrás, acercándose a las huellas de neumáticos de Fi-Fi y al árbol roto... y finalmente a la valla de tres metros de altura que rodeaba el cementerio.
Era de estilo gótico. Hecha de listones de hierro y rematada con puntas de flor de lis, la verja de Pine Grove era imponente... y peligrosa si tratabas de escalarla.
Y quién sabe, mientras se acercaba, vio sangre en la parte superior de una de las puntas, así como un trozo de tela, como si alguien se hubiera trabado y tirado de ella.
—Lo voy a coger —dijo, saltando y agarrando el pedazo de tela roto—. Toma.
Matthias lo tomó. —Tela sintética y apuesto a que la sangre seca es mía. Tengo una herida abierta en la pierna.
¿Por qué él no había usado la puerta principal? Por otra parte, podría haber estado cerrada si fue de noche.
—¿Podemos entrar? —preguntó él.
—En un momento.
De vuelta en el coche, se dirigió a través de la entrada y se fue a la izquierda, en la dirección donde suponía que él había saltado la valla. Cuando llegaron al punto en que habían encontrado la tela, se detuvo de nuevo, salió y esperó a que su memoria recordara. Si lo hacía.
Mientras él miraba alrededor y ella le daba un poco de espacio, la brisa que entraba por entre los suaves pinos verdes silbaban en notas bajas y la luz del sol le calentaba los hombros. Trató de no pensar en donde estaba su padre estaba…
Un poco más atrás, alrededor de unas dos hectáreas, justo en el medio, entre la tumba de la familia Thomas y tres hermanos con el nombre de Krensky.
Suponía que lo recordaba.
La última vez que había estado allí había sido el día en que su padre fue enterrado. Había estado en Nueva York trabajando alrededor de cinco años en aquel momento. Él había estado tan orgulloso de su hija estando en la gran ciudad, haciendo lo que había estudiado: periodismo…
—Por aquí —dijo Matthias de forma ausente.
A medida que se alejaba por el césped irregular de primavera, dejó ir su pasado y se centró en su presente, juntos avanzaron bastante rápido a pesar de que su paso era desigual y que se apoyaba en su bastón. De vez en cuando, él hacía una pausa, como si recalibrara su dirección y no le interrumpió con preguntas.
El edificio al que finalmente llegaron encajaba perfectamente con todas las lápidas y tumbas a su alrededor, su construcción de piedra haciéndose eco de la arquitectura de la entrada principal, y su puerta de entrada con puntales de secciones marcadas de forma regular con candeleros forjados.
—Estaba desnudo —dijo él—. Llegué hasta aquí, forcé la entrada y tomé…
Tiró de la puerta, que crujió al abrirse. Ya dentro, se dirigió a la pared trasera y comparó como coincidía el fragmento de tela rasgada con algunos monos de hule que estaban colgados allí.
¿Desnudo? Se preguntó. —¿Dónde estaba tu ropa?
Se encogió de hombros. —Sólo sé que estuve aquí anoche.
Salieron nuevamente, el cambió de dirección y comenzó a ir en zigzag. Ya fuese para mantener el rastro o tratando de encontrarlo, ella no lo sabía y tampoco preguntó. Recorriendo, pasaron lápidas sin fin, así como trabajadores del lugar que estaban segando y desyerbando, y otros visitantes a los muertos.
Finalmente, cuando ya se encontraban a más de media milla de donde habían dejado el carro, él se detuvo. —Aquí. Este es... Sí, empezó aquí. Estoy seguro de ello.
La lápida que él señaló era de una tumba reciente. Y encima de la tierra fresca que tapaba el ataúd, efectivamente, había la impresión de un cuerpo, como si alguien de su tamaño hubiera estado acostado allí en posición fetal.
—Aquí es donde empezó —Se apoyó en su bastón y se acuclilló. Tocando con sus dedos el suelo, susurró—: Aquí.
—James Heron —dijo ella, leyendo la simple inscripción en la lápida—. ¿Lo conoces?
Matthias miró alrededor del cementerio. —Sí.
—¿En qué contexto?
—Me tengo que ir —Se irguió y se alejó de ella—. Gracias.
Ella frunció el ceño. —¿De qué estás hablando?
—Tienes que irte, ahora…
—No estás en condiciones de caminar de regreso a la ciudad. Y buena suerte encontrando un taxi.
—Por favor, necesitas irte.
—Dime por qué y me lo pensaré.
Con un movimiento repentino, el hombre se dirigió a ella, poniéndose cerca... oh, tan cerca. Sintiendo su aliento, Mels tuvo que forzar sus pies a quedarse... y fue una sorpresa darse cuenta de que era porque quería que su cuerpo terminara lo que él había empezado.
Todo lo que tomaría sería un paso adelante, y estarían pecho con pecho, cadera con cadera.
No era la idea más brillante teniendo en cuenta el depredador en que parecía haberse convertido. Pero ella no quería ser sensible.
Lo quería a él.
Pero eso no iba a ser parte del plan.
Inclinando su barbilla hacia arriba, le dijo—: Si crees que ésta agresión de mi intimidad va a ser persuasiva, estás equivocado. Y estoy esperando una explicación.
Él se inclinó, el cambio en sus caderas le hizo agudamente consciente de lo mucho más alto que era. Cuanto más fuerte, incluso con las lesiones. Cuanto quemaban sus ojos incluso a través de sus gafas de sol.
En una baja y peligrosa voz, le dijo—: Porque vas a morir si no te alejas de mí.





Invitado Bienvenid@ a TG
avatar
maka.mayi
Moderadora
Moderadora

Mensajes 7951 Puntos 16921
Edad 25
Fecha de inscripción 05/06/2010
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por aranoi el Sáb Mayo 18, 2013 4:11 pm

Uoooo vaya final de capi :)


Muchas gracias :D

Ahora a dormir después de tanta juerga Razz
avatar
aranoi
Quiero ser Guardián

Mensajes 62 Puntos 64
Fecha de inscripción 28/10/2012
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por maka.mayi el Sáb Mayo 18, 2013 4:33 pm

Si dormí hasta tarde ahorita estoy poniéndome al día con mis deberes (series, más series y a la noche ps los otros deberes, la uni, el foro, etc) :3





Invitado Bienvenid@ a TG
avatar
maka.mayi
Moderadora
Moderadora

Mensajes 7951 Puntos 16921
Edad 25
Fecha de inscripción 05/06/2010
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por aranoi el Sáb Mayo 18, 2013 4:35 pm

@maka.mayi escribió:Si dormí hasta tarde ahorita estoy poniéndome al día con mis deberes (series, más series y a la noche ps los otros deberes, la uni, el foro, etc) :3


Haces muy bien :)
avatar
aranoi
Quiero ser Guardián

Mensajes 62 Puntos 64
Fecha de inscripción 28/10/2012
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por iels010 el Sáb Mayo 18, 2013 5:23 pm

avatar
iels010
En entrenamiento

Mensajes 569 Puntos 624
Edad 28
Fecha de inscripción 20/06/2011
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por Akire1006 el Lun Mayo 20, 2013 5:37 pm

Gracias
avatar
Akire1006
Quiero ser Guardián

Mensajes 12 Puntos 13
Fecha de inscripción 13/02/2013
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por aurafer80 el Mar Mayo 21, 2013 12:16 pm

hola les dejo mi correo para ver si pudieran enviarme los primero libros de esta serie artemisap@monjaraz.com.mx de antemano se los agradezo
avatar
aurafer80
Quiero ser Guardián

Mensajes 28 Puntos 31
Edad 38
Fecha de inscripción 22/03/2013
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por DanielleRoth el Miér Mayo 22, 2013 12:01 am

Gracias!!!
avatar
DanielleRoth
Graduado

Mensajes 764 Puntos 773
Edad 26
Fecha de inscripción 07/05/2012
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por luthien1306 el Jue Mayo 23, 2013 12:38 pm

muchas gracias x los capis
avatar
luthien1306
Iniciado

Mensajes 223 Puntos 244
Fecha de inscripción 03/05/2011
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por Akire1006 el Sáb Mayo 25, 2013 3:35 pm

Hola! Disculpa quería saber cuando subirán los próx. CAP.?
Y gracias por la traducción.
avatar
Akire1006
Quiero ser Guardián

Mensajes 12 Puntos 13
Fecha de inscripción 13/02/2013
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por maka.mayi el Dom Jun 02, 2013 9:05 am

Capitulo Once

Traducido por klevi
Corregido por Violet~


Ubicación no revelada, Washington, D.C.

—Este es su objetivo.
La foto que aterrizó boca arriba sobre la lustrosa mesa encontró su camino hacia el agente en virtud del momento.
El rostro le fue instantáneamente familiar. Pero quién en la XOps no conocía a ese hombre.
El agente miró a su superior. —¿Cuál es la ubicación?
—Caldwell, Nueva York.
La dirección fue entregada verbalmente, al igual que todas las demás instrucciones. Y no conservaría la fotografía. Y está habitación, en un edificio absolutamente corriente en la capital del país, no registró nada de esto. Sin rastro. Nunca.
—Obviamente, es considerado armado y sumamente peligroso.
Maldita sea, el tipo era directo. Siempre lo había sido… pero los laureles no eran duraderos y no había ningún "Ex" en los XOps. Solo había "Activo" y "Muerto".
Y él iba a ser responsable por el "muerto", en este caso.
—Las reglas habituales aplican, —le dijeron.
Por supuesto que sí: Él iría solo, es él único responsable de la misión, y si estaba comprometido, debía rezar por la muerte… o él mismo hacer que sucediera. Todo esto era bien conocido por el pequeño grupo de agentes que habían sido escogidos por el propio diablo...
Matthias. El que nos había guiado durante los últimos diez años. Él Jugador de ajedrez astuto, el genio manipulador, el psicópata violento que marcó las pautas para todos.
Por un momento, era extraño estar recibiendo órdenes de alguien más, pero teniendo en cuenta quién era el objetivo...
Para la XOps era necesario seguir adelante, sin embargo, su superior actual había llegado rápidamente a través de las filas, claramente posicionándose el mismo como el heredero al trono. Lo que explicaba lo que estaba haciendo ahora. Los cabos sueltas eran inaceptables.
—¿Hay algo más que necesite tener en cuenta?
—Simplemente no lo arruines. Tienes veinticuatro horas.
El agente extendió una mano enguantada y acercó la fotografía. Mirando fijamente el rostro, pensaba que si alguien le hubiera dicho sobre los cambios que sucedieron en los últimos dos años, él hubiera estado convencido de que había perdido su maldita mente.
Sin embargo, allí estaba, mirando a este hombre sumamente poderoso en la fotografía quién ahora tenía una orden de ejecución colgando sobre su cabeza: Si el agente fallaba en su misión de matarlo, la organización enviaría a alguien más. Y a otro. Y a otro. Hasta que el trabajo estuviera hecho.
Y, conociendo el objetivo, podría tomar un par de intentos.
Su superior tomó la fotografía y se fue por una única puerta que parecía normal. En realidad, era a prueba de balas, incendios, bombas y sonidos. Como lo eran las paredes, el techo y el piso.
Después de un escáner de retina, el panel se abrió y luego se cerró dejando al agente solo para considerar sus opciones, que era el POE : Una vez que la asignación ha sido entregada, los métodos de ejecución serán llevados ante el delegado. A los altos mandos sólo les importa el resultado final.
Caldwell, Nueva York, no estaba a más de una hora de viaje en avión, pero es mejor conducir. Era imposible saber los recursos que su objetivo tenía, y los aviones podían ser rastreados más fácilmente que un auto particular.
Cuando salió, el hecho de que él bien podría estar dirigiéndose a su propia muerte era irrelevante, y esa era parte de la razón por la que había sido elegido entre todos los demás soldados y civiles que "aplican" para entrar en la XOps. Cuidadosamente el examen psicológico y físico se llevaba a cabo durante años, no meses o semanas, antes de recibir un golpecito en el hombro. Por otra parte, el trabajo requiere una combinación inusual de urgencia y disociación, la lógica y el libre pensamiento, disciplina mental y física.
Así como el disfrutar simplemente de matar a otros seres humanos.
Al final del día, jugar a la Muerte era muy divertido para él, y ésta era la única forma legalmente autorizada para hacerlo. Incluso los asesinos en serie más prudentes eran atrapados después de un tiempo. ¿Trabajando en esta capacidad para el gobierno de los Estados Unidos?
Su única limitación estaba en su habilidad para mantenerse con vida.





Invitado Bienvenid@ a TG
avatar
maka.mayi
Moderadora
Moderadora

Mensajes 7951 Puntos 16921
Edad 25
Fecha de inscripción 05/06/2010
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por aranoi el Dom Jun 02, 2013 10:11 am

Gracias por el capi :)

Empieza lo bueno
avatar
aranoi
Quiero ser Guardián

Mensajes 62 Puntos 64
Fecha de inscripción 28/10/2012
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por maka.mayi el Dom Jun 02, 2013 11:03 am

Jajajaja por fin tendré más tiempo para corregir pero no me presionen xD

Oh por cierto si ven algún error me lo avisan porque puede que se me pase alguno xD





Invitado Bienvenid@ a TG
avatar
maka.mayi
Moderadora
Moderadora

Mensajes 7951 Puntos 16921
Edad 25
Fecha de inscripción 05/06/2010
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por romantic el Dom Jun 02, 2013 12:48 pm

gracias
avatar
romantic
Quiero ser Guardián

Mensajes 63 Puntos 68
Fecha de inscripción 04/04/2011
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por iels010 el Dom Jun 02, 2013 3:57 pm

avatar
iels010
En entrenamiento

Mensajes 569 Puntos 624
Edad 28
Fecha de inscripción 20/06/2011
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por Pequeña.kqc el Dom Jun 02, 2013 8:56 pm

Estoy hiperventilando al encontrar esto *-* A penas termine mi lectura actual, lo empezaré a leer :D

Pequeña.kqc
Quiero ser Guardián

Mensajes 4 Puntos 8
Edad 29
Fecha de inscripción 02/06/2013
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por sofiagodiva el Lun Jun 03, 2013 2:16 pm

Ahora siii
avatar
sofiagodiva
Quiero ser Guardián

Mensajes 5 Puntos 6
Fecha de inscripción 28/05/2012
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por maka.mayi el Lun Jun 03, 2013 7:47 pm

Capitulo Doce

Traducido por Hishiru
Corregido por LadyPandora

Matthias había tenido que dejar ir a Mels.
No había habido otra opción. Estando en ese cementerio con ella, mirando al otro lado de la tumba de Jim Heron, había quedado muy claro para él que habían sido separados por la vida y la muerte, y ella estaba en el lado vital.
Quería mantenerla allí.
Después de haber discutido durante un rato, ella lo dejó, largándose con una rápida eficacia que él aprobaba. A raíz de su partida, se quedó en el último lugar de descanso de Heron tanto tiempo que estimó que eso le llevaría a ella a volver al coche de su amigo y efectivamente, cuando por fin regresó a las puertas de la entrada del cementerio, el Toyota se había ido.
Resultó que ella había estado en lo cierto respecto a la falta de taxis, pero había una parada de autobús no muy lejos, y aunque había tenido que esperar un poco, se las había arreglado para regresar al centro de la ciudad.
Mejor de esta manera. Una ruptura limpia, al menos físicamente. Mentalmente, tenía la sensación de que no iba a ser tan fácil.
Aunque todavía había una parte de ella con él en el sentido concreto: las gafas de sol. No las había pedido de vuelta y él había olvidado que estaban en su cara.
Y cubrir su ojo malo iba a ayudarlo en situaciones como esta...
Matthias entró en el Starbucks de la Calle Quince, y revisó el lugar detrás de las Ray-Ban. La multitud del almuerzo había ido y venido, y los merodeadores de las tres aún no se habían apiñado para resolver sus problemas finales de la tarde. Sólo una pareja de clientes se alimentaban con cafés con leche y un par de baristas estaban al otro lado del mostrador.
Escogió a la que tenía pendientes por toda la cara y el cabello puntiagudo en azul y rosa que parecía como si no hubiera superado el shock de los asaltos de esas agujas.
Era eso o estaba cabreado con el trabajo de mierda del tinte.
Mientras se acercaba, levantó la mirada con una expresión de cuenta atrás, pero eso cambió a algo más.
Algo a lo que estaba acostumbrado.
La especulación de la diversidad femenina.
Había elegido sabiamente.
—Hola —dijo ella mientras buscaba su rostro... y después lo que pudo ver de su bastón y su cazadora negra.
Matthias le sonrió, como si también estuviera momentáneamente sorprendido con ella. —Ah, sí, escucha, tenía que encontrarme con un amigo aquí y no ha llegado. Lo iba a llamar desde mi móvil y me di cuenta de que me dejé ese cacharro en casa. ¿Puedo usar tu teléfono?
Echó un vistazo a su compañero de cafés. El tipo estaba recostado contra la parte trasera en donde estaban las maquinas, con los brazos cruzados sobre su pecho delgado, con la barbilla hacia abajo, como si estuviera tomando un respiro estando de pie.
—Sí. Está bien. Ven acá.
Matthias la siguió por la barra por el lado de los clientes, exagerando su cojera. —Tendré que llamar primero a información, porque estaba en mis contactos. Pero no te preocupes, es sólo una llamada local. No me puedo creer que haya olvidado el teléfono.
—Le sucede a todo el mundo. —Ella estaba nerviosa, sus ojos iban hacia él y se alejaban como si fuera demasiado brillante para mirarlo durante mucho tiempo—. Aunque tengo que marcar por usted. No puede entrar hasta aquí.
—No hay problema. —Cuando le pasó el auricular sobre la barra, lo agarró y le sonrió lentamente—. Gracias.
Estaba incluso más nerviosa. Hasta el punto en que le costó dos intentos conseguir la línea de información.
Casualmente Matthias se dio la vuelta e hizo como si estuviera comprobando la llegada de su “amigo”, mientras una voz lo golpeaba con:
—Ciudad y estado, por favor.
—Caldwell, Nueva York. —Pausa. Esperó a que el humano continuara—. Sí, el número de James Heron.
Mientras aguardaba por el número, la joven agarró un trapo y lo pasó por encima del mostrador, con normalidad. Sin embargo, ella estaba escuchando, con esas cejas con los aros hacia abajo.
—H-E-R-O-N —deletreó Matthias—. Como el pájaro. Su nombre es James.
Por el amor de Dios, cuántas maneras habían de deletrear la maldita…
El tipo de información volvió a la línea:
—Lo siento, pero no tengo a nadie con ese apellido en Caldwell. ¿Hay algún otro nombre que desee buscar?
Bueno, mierda. Pero de alguna manera no le sorprendió. Demasiado fácil. No lo bastante seguro.
—No, gracias. —Matthias se giró de nuevo hacia la camarera, devolviéndole el auricular—. No ha habido suerte. No figura en la guía telefónica.
—¿Dijo 'Heron'?—preguntó la chica mientras colgaba—. ¿Se refieres a ese tipo que murió?
Matthias entrecerró los ojos, algo que ella no podría ver, gracias a las Ray-Ban. —Algo así. En realidad, mi amigo es su hermano. Vivieron juntos. El número estaba bajo el nombre de Jim. Como dije, mi amigo y yo íbamos a encontrarnos aquí y, ya sabes, a hablar de todo. Es muy duro perder a alguien así y he estado preocupado por lo que le está haciendo a su cabeza.
—Oh, Dios mío, eso es muy triste. —La chica cambió el trapo de un lado a otro en sus manos—. Mi tío trabajaba con él, estaba allí cuando fue electrocutado en ese lugar. Y pensar que le dispararon, unos días después. Es decir, ¿cómo pasa eso? Lo siento mucho.
—¿Tu tío conoció a Jim?
—Él es el jefe de recursos humanos en la empresa constructora para la que trabajaba.
Matthias respiró hondo, como si se estuviera asfixiando. —Jim era un tipo increíble, estuvimos juntos en la guerra. —Golpeó la barra con la cabeza de su bastón—. Ya sabes cómo es.
Cuatro... tres... dos... uno...
—Mire, ¿por qué no llamo a mi tío por usted? Tal vez él tenga el número. Espere.
La chica salió de la barra, hizo una pausa, y luego asintió, como si estuviera en una misión por el bien, y estuviera determinada a hacer lo correcto.
Mientras Matthias esperaba a que ella volviera, escuchó a su conciencia hablar sobre la manipulación.
Cuando no vino nada, se preocupó por lo fácil que era. Como si el hecho de mentir fuera tan familiar e insignificante y no se registrara más que en un abrir y cerrar de ojos.
La barista regresó unos cinco minutos más tarde con un número escrito de un modo muy femenino que desmentía todos los “soy una tía dura llena de pendientes”. —Marcaré por usted.
Ella volvió detrás de la barra, le pasó de nuevo el auricular y él escuchó el pitido mientras apretaba las teclas.
Ring. Ring. Ring. Ring. Ring. Ring…
Sin buzón de voz. Sin respuesta.
Él le devolvió el auricular. —No hay nadie en casa.
Por otra parte, qué otra respuesta había: ¿Despertar sobre la tumba del tipo, y esperar a que Heron respondiera una llamada? Buena cobertura de dos metros bajo tierra para AT&T.
—¿Tal vez él ya venga en camino?
—Tal vez. —Matthias miró a la chica durante un momento—. Muchas gracias. Lo digo en serio.
—¿Quiere un poco de café mientras espera?
—Mejor debería ir a su casa. La gente reacciona a las tragedias de extrañas maneras.
Ella asintió con seriedad. —Lo siento mucho.
Y así era. Una perfecta desconocida que honestamente se lamentaba por lo que estaba pasando.
De inmediato pensó en Mels, quien también había estado dispuesta en ayudarlo.
Gente agradable. Personas buenas. Y su memoria defectuosa le dijo que no tenía cabida en su compañía.
—Gracias —dijo bruscamente antes de salir cojeando.

Ω

La pistola calibre cuarenta en la mano derecha de Jim pesaba un kilo, con diez balas en el cargador y una en el cañón.
Mantuvo el arma a su lado, junto a su muslo, mientras salía del garaje. Después del lío en la ducha, Adrian se había ido a tomar un poco de aire y algo de comida, tomando su Harley sin el casco. Perro estaba arriba a salvo, descansando sobre la cama en un pequeño trozo de luz solar. Jim estaba de guardia.
¿No lo puedes ver? Ella está en mí, y está tomando el control.
Joder.
Al menos tenía una salida: lo bueno del garaje era que estaba hasta la parte de atrás de una casa de campo, y la casa blanca principal, con su porche y su chimenea de ladrillo rojo, había estado vacía desde que comenzó a alquilar aquí.
Nadie iba a ver. Pero eso no era lo bastante bueno.
Empujando su mano libre dentro de sus pantalones, sacó un supresor. El silenciador añadió doscientos gramos al peso del cargador automático y cambió el equilibrio, pero estaba acostumbrado a usar un arma así.
Ahora, tampoco lo oiría nadie.
De pie, sobre la gravilla suelta de la entrada, dio una calada a su cigarrillo y mantuvo el cacharro en la mano izquierda. Centrándose en una rama que estaba a treinta metros del suelo, levantó su arma y se detuvo en un roble del espesor de un centímetro y medio.
Respirando con tranquilidad, cerró los ojos e imaginó la cara de Devina.
¡Crack!
Gracias al silenciador, la pistola no hizo ruido, ningún pop, sólo el golpe contra la palma de su mano y el impacto sobre la madera.
¡Crack!
El gatillo, como el mango y el cañón, no sólo eran una extensión de su brazo, sino de su cuerpo, y él no necesitaba que sus ojos reajustaran la trayectoria. Sabía exactamente a donde se dirigía la bala.
¡Crack!
Calmado. Centrado. Respirando con el diafragma, no con el pecho. Inmóvil, a excepción de su dedo índice y sus músculos del antebrazo mientras absorbían el sutil retroceso del arma.
El impacto de la última bala fue más suave, pero de nuevo, no había quedado mucha madera.
Abrió los ojos justo cuando la rama entró en caída libre, saltando a través de los brazos de sus hermanos, retrasándolo, pero no impidió que llegara al suelo firme.
Puso su Marlboro entre los dientes, aplastó las agujas de pino caídas y la hierba áspera bajo sus botas de combate cuando se acercó y tomó la cosa. Un corte limpio, relativamente hablando. Nada que una sierra habría hecho, pero teniendo en cuenta la distancia y los medios, era lo bastante bueno…
—Eres un excelente tirador.
El altivo acento Inglés que llegó desde atrás de Jim le hizo querer seguir exprimiendo balas. —Nigel.
—¿Te he pillado en un momento inoportuno?
—Todavía tengo siete balas. Tú decides.
—Devina ha sido reprendida. —Mientras Jim se daba la vuelta estrechando sus ojos al arcángel aristocrático, Nigel asintió—. Quería que lo supieras. Me pareció que era bastante importante para ti saber eso.
—¿Preocupado porque esté descarrilándome?
—Pues por supuesto.
Jim tuvo que sonreír. —Puedes ser un tirador honorable cuando te conviene. Así que, ¿qué hizo tu Creador con mi enemiga?
—Ella es tu oponente…
—Enemiga.
Nigel juntó las manos detrás de su espalda y se fue a dar un pequeño paseo pintoresco, su figura delgada vestida con el tipo de traje hecho-a-mano al que Jim le era totalmente desconocido y estaba preparado completamente para que se quede de esa manera.
—¿Qué pasa, jefe? —Murmuró Jim—. ¿Te ha comido la lengua el gato?
El arcángel disparó una mirada que podría haberlo matado si hubiera estado vivo en el sentido convencional. —No eres el único con un carácter fuerte y debo recordarte que cuides tu tono y tus palabras conmigo.
Jim se metió el arma en la parte baja de su espalda. —Está bien. Dejemos la charla. ¿Qué puedo hacer por ti?
—Nada. Simplemente pensé que te aliviaría saber que El Creador ha tomado medidas. Te dije que dejaras que la demonio sobrepasara sus límites. Te dije que esperaras la respuesta y ésta ha llegado.
—¿Qué hizo Él con ella?
—Las victorias y derrotas que ambos han sufrido son permanentes. No hay nada que Él ni ninguno de nosotros pueda hacer con respecto a donde las banderas se han ido, son inmutables. Pero Él ha decretado que sus acciones no pueden quedar sin resolverse…
—Espera, no lo entiendo. Si lo que Devina hizo afectó el resultado de una ronda, entonces su victoria debería ser retirada.
—No es así como este concurso está establecido. Las victorias son... —El arcángel miró hacia el cielo—. Lo paralelo sería propiedad personal, supongo.
—¿Mío?
—En una manera de hablar, yo diría que sí.
—Así que si ella jodió las normas y cambió el resultado, El Creador debería regresarme lo que es legítimamente mío. Y ya que estamos en ello, me gustaría señalar que si hubiera sabido quién era la maldita alma cuando se trataba de Matthias, no habría estado centrado en el hombre equivocado.
—Eso ha sido reparado.
—¿Cómo?
A lo lejos, al otro lado de la pradera, un coche giró desde la carretera principal y comenzó el camino que iba más allá de la casa de campo.
Mierda. Los visitantes no eran muy bienvenidos y el color amarillo sugería que era un taxi.
La cosa no se detuvo en la residencia principal.
Nigel alzó una ceja. —Creo que es evidente por sí mismo.
En ese sentido oh-tan-claro, su jefe desapareció.
—Gracias, amigo —murmuró Jim—. Gran ayuda. Como jodidamente de costumbre.
Agachado a la vuelta de la esquina, Jim clavó sus omóplatos hacia el revestimiento de aluminio. El arma no se quedó en su cintura. Una vez en la mano, estaba preparado para disparar.
El taxi rodó hasta detenerse delante del garaje.
Un momento después, un hombre que no esperaba volver a ver bajó del asiento trasero... una pesadilla que vivía y respiraba... una explosión del pasado con la que él malditamente había lidiado.
¿Ésta era la solución para las trampas que Devina hizo en las reglas?
—Hijo... de puta...— siseó Jim.





Invitado Bienvenid@ a TG
avatar
maka.mayi
Moderadora
Moderadora

Mensajes 7951 Puntos 16921
Edad 25
Fecha de inscripción 05/06/2010
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por aranoi el Mar Jun 04, 2013 6:33 am

Muchas gracias!!! No esperaba capi tan pronto :)


Aunque su fuera por mi habria capi todos los días xD
avatar
aranoi
Quiero ser Guardián

Mensajes 62 Puntos 64
Fecha de inscripción 28/10/2012
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por maka.mayi el Mar Jun 04, 2013 10:00 am

Jajajaja no exijas, mira que les toco regalo xq salí de la uni (más o menos, me toca la última prueba el jueves, ¡Que Dios me ayude!)

y ya tengo más capítulos corregidos :3





Invitado Bienvenid@ a TG
avatar
maka.mayi
Moderadora
Moderadora

Mensajes 7951 Puntos 16921
Edad 25
Fecha de inscripción 05/06/2010
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por maryje el Mar Jun 04, 2013 10:10 am

Gracias Maka y suerte en tu examen!!!

Yo tambien tengo certamen el jueves y estoy igual que tu!!!

¡¡¡Que dios nos ayude!!!

avatar
maryje
Quiero ser Guardián

Mensajes 41 Puntos 77
Fecha de inscripción 07/01/2012
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por aranoi el Mar Jun 04, 2013 10:52 am

Seguro que les sale genial :)

Y maka yo no exijo, solo comento lo que me haría eternamente feliz Razz que no es lo mismo
avatar
aranoi
Quiero ser Guardián

Mensajes 62 Puntos 64
Fecha de inscripción 28/10/2012
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por maka.mayi el Mar Jun 04, 2013 11:25 am

Jajajaja bueno quizás te haga feliz por unos días uno nunca sabe xD (no prometo nada)





Invitado Bienvenid@ a TG
avatar
maka.mayi
Moderadora
Moderadora

Mensajes 7951 Puntos 16921
Edad 25
Fecha de inscripción 05/06/2010
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por maryje el Mar Jun 04, 2013 11:48 am

Es muy dificil hacerlas felices.... sobre todo cuando el tiempo no te da!!

Animo Maka y muchas gracias por el gran trabajo que haces!!!
avatar
maryje
Quiero ser Guardián

Mensajes 41 Puntos 77
Fecha de inscripción 07/01/2012
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por aranoi el Mar Jun 04, 2013 12:07 pm

@maka.mayi escribió:Jajajaja bueno quizás te haga feliz por unos días uno nunca sabe xD (no prometo nada)


Solo con traducir el libro me haces feliz :)


Haceis un gran trabajo, y entiendo que teneis vida y cosas que hacer por eso nunca pido y siempre doy las gracias :)
avatar
aranoi
Quiero ser Guardián

Mensajes 62 Puntos 64
Fecha de inscripción 28/10/2012
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por maka.mayi el Mar Jun 04, 2013 3:24 pm

jajaja si si lo sé...

Ahorita tengo unos cuantos capítulos corregidos así que no tardaré en subirles cap, pero ya hoy y mañana me dedicaré a estudiar xq tengo el último parcial de bioquímica II como ya he dicho :3 (si no lo paso me matan)

Pero si creo que hoy por la noche puede que les suba otro capítulo





Invitado Bienvenid@ a TG
avatar
maka.mayi
Moderadora
Moderadora

Mensajes 7951 Puntos 16921
Edad 25
Fecha de inscripción 05/06/2010
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por iels010 el Mar Jun 04, 2013 5:54 pm

Gracias por el capi...
avatar
iels010
En entrenamiento

Mensajes 569 Puntos 624
Edad 28
Fecha de inscripción 20/06/2011
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por sofiagodiva el Miér Jun 05, 2013 7:47 am

Aaaaaah como nos dejas así? Jajajaja capiiiiii
avatar
sofiagodiva
Quiero ser Guardián

Mensajes 5 Puntos 6
Fecha de inscripción 28/05/2012
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por luthien1306 el Miér Jun 05, 2013 10:11 am

muchas gracias x capis
avatar
luthien1306
Iniciado

Mensajes 223 Puntos 244
Fecha de inscripción 03/05/2011
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por maka.mayi el Miér Jun 05, 2013 11:31 am

Capitulo Trece

Traducido por Hishiru
Corregido por Violet~

Mientras Matthias bajaba del taxi, le dijo al conductor que esperara. El garaje delante de él tenía dos pisos rentables, con un par de escaleras a la izquierda que subían a la segunda planta. Las puertas dobles en la planta baja estaban cerradas, lo mismo con la que estaba en el piso superior. Las cortinas estaban corridas…
Arriba en el ventanal, las finas cortinas se abrieron y apareció un perro greñudo, como si estuviera de pie con sus patas sobre el alféizar.
Alguien claramente vivía aquí.
—Dile al taxi que se vaya.
La cabeza de Matthias se movió hacia la derecha y el hombre que salió de detrás de la barandilla del edificio le hizo perder el equilibrio, su memoria percató un reconocimiento inmediato y vivido.
Jim Heron. Regresando de entre los muertos.
Y el instinto de Matthias le decía, que el tipo se veía como siempre lo había hecho, con un cuerpo tan grande y musculoso, cabello rubio oscuro y la cara dura y fría. No había ningún contexto, sin embargo, ningún comentario en su funcionamiento interno sobre cómo conocía a este hombre, o lo que habían hecho o visto juntos. Aunque una cosa estaba clara... la pistola a un lado, era obvio que este no era el tipo de persona con el cual estar alrededor si estaba desarmado y sin un vehículo de escape.
Matthias golpeó la ventana, le dio un billete de veinte al taxista y despachó al taxi.
Mientras la cosa daba una vuelta en U y se alejaba por el camino de entrada, el sonido del crepitar de los neumáticos sobre la grava parecía tan fuerte como rondas de municiones.
—¿Eso por tu pierna es un arma, o sólo estás feliz de verme? —dijo Matthias secamente.
—Es un arma. Y, ¿quieres decirme que estás haciendo aquí?
—Lo haría si pudiera. ¿Tal vez tú me puedas ayudarme con eso?
—¿Qué? —Cuando Matthias no respondió, las irritables cejas de Heron se estrecharon aún más—. Habla en serio. Es una pregunta honesta.
Matthias se encogió de hombros. —Interpreta lo que quieras. Y mientras lo estás cocinando, me gustaría señalar que se supone que estás muerto.
—¿Cómo me has encontrado?
—Información. En una manera de hablar.
Mientras Heron avanzaba, Matthias notó que la posición de la pistola con silenciador cambiaba, así que ahora el cañón apuntaba directo a su propio pecho. Y estaba dispuesto a apostar lo que quedaban de sus bolas que el gatillo podría ser jalado en un instante. Lo cual significaba que este hombre como soldado era paranoico... o por alguna razón, Matthias pensó que era peligroso.
—Estoy desarmado —anunció Matthias.
—No es propio de ti.
La cuarenta no bajó; ese cuerpo no se relajó, esos ojos no perdieron su mirada de advertencia.
—No me crees —dijo Matthias.
—¿Después de todo lo que hemos pasado? Ni en lo más mínimo, viejo amigo.
—¿Hemos sido amigos?
—No, tienes razón. Éramos un montón de cosas, pero nunca amigos. —Heron movió la cabeza—. Maldita sea, cada vez que espero no volver a verte, allí estás.
Heron sabía las respuestas, pensó Matthias. El hombre justo en frente de él era la clave para descubrir quién era.
—Bien —murmuró Matthias—, considerando que todavía estás respirando, puesto que yo estaba en tu tumba hace una hora, no soy el único que saca conejos de los sombreros. ¿Te importaría contarme la última vez que nos vimos?
—¿Estás jodidamente hablando en serio? —Cuando él asintió, Heron movió de nuevo la cabeza—. Estás diciendo que no te acuerdas.
Matthias alzó sus manos, con las palmas hacia arriba. —No recuerdo nada.
La desconfianza fue reemplazada por una sorpresa breve. —Jesús.
—No lo sabría. Mi licencia de conducir dice “Matthias”.
La risa que vino de él era fría. —¿Te importa si te registro?
Matthias equilibró su bastón contra su pierna y levantó los brazos. —Hazlo.
Jim lo hizo con una sola mano, y cuando dio un paso hacia atrás, no hubo maldiciones. —Está claro que has perdido la cabeza.
—No, sólo mi memoria. Y necesito que me digas quién soy.
Hubo un largo silencio, mientras Heron estaba tratando de hacer agujeros en la historia de su cabeza. Finalmente, el hombre dijo—: Veremos sobre cualquier descarga de información de tu pasado. Pero te ayudaré. Con eso puedes contar.
—No es suficiente. Necesito información. Ahora.
—¿Realmente sientes como si estuvieras en posición de hacer demandas?

Ω

Mientras Jim conducía a su antiguo jefe, al Hijo de Puta Matthias, arriba al apartamento, sufrió un grave caso de no-lo-puedo-creer. Aunque no importara lo mucho que se devanara los sesos, parecía que los cerdos podían volar, había una bola de nieve en el infierno y en algún lugar del otro lado de la ciudad, un perro de doce años de edad estaba aprendiendo a conducir un maldito coche.
¿Esto era sobre lo que Nigel había estado hablando? ¿El arreglo para la segunda ronda en el juego?
Lo reconocerás como un viejo amigo y un viejo enemigo que tú has visto en los últimos tiempos. El camino no puede ser más evidente si estuviera iluminado.
Parece que estar enfocado en el alma equivocada no sería un problema en esta ronda, suponiendo que el doble discurso de Nigel tuviera razón y Matthias era, una vez más, la siguiente carta.
Lo cual no era una buena manera de penalizar a Devina. Maldita sea.
A pesar de las buenas noticias, si había alguna en este particular escenario de regreso-del-más-allá, era la pérdida de memoria. El viejo Matthias nunca habría tomado una debilidad como amnesia, así que probablemente era verdad, y Dios sabía que ese agujero negro de información era una ventaja.
De esta manera Jim sólo tenía que trabajar contra su naturaleza.
Su naturaleza, además de todo eso, había sido... horrible.
Jim abrió la puerta y se hizo a un lado. —Humilde morada y todo eso.
Cuando Matthias entró cojeando en el estudio, Perro corrió y agitó un saludo, patinando sobre el piso con sus patas.
Dado lo feliz/feliz que estaba, era obvio que no era Devina dentro de un traje de carne y hueso. Un aviso agradable.
Jim cerró la puerta y vio a su ex jefe. Misma cojera. Misma voz. Misma cara. Las gafas de sol no eran una gran sorpresa dada la condición que tenía el ojo del tipo. —Te ofrecería algo de comer, pero tengo que esperar a que mi compañero de cuarto vuelva. Eres bienvenido a mi sofá mientras tanto.
Matthias gimió cuando se sentó. —Sigues siendo un fumador —dijo, asintiendo hacia la caja de cartón sobre la mesa.
—Pensé que no recordabas ni una mierda.
—Algunas cosas... vuelven.
Jim se acercó a la cocina y se colocó contra el fregadero. Por alguna razón, quería estar más cerca de Eddie. —Así que vamos a empezar exactamente con lo que recuerdas.
—Sé que desperté en tú tumba.
—La muerte es relativa.
—Así que ambos somos milagros.
Jim levantó una ceja. —Al menos uno de nosotros lo es. Tendremos que ver con el otro. ¿Cómo me encontraste?
—Información.
—Este teléfono no está bajo mi nombre.
—Se lo diste a tú último empleador. Fui a la biblioteca, hice una llamada de cobro revertido del número en Internet y aquí estás. Un camuflaje no muy bueno.
—No me estoy escondiendo de nadie.
—¿Entonces por qué estás muerto pero vivo?
—Vamos a concentrarnos en ti, ¿de acuerdo?
—Está bien, ¿por qué tienes miedo de mí? —Mientras Jim apretaba los molares, Matthias sonrió de la forma en que siempre lo hacía, mostrando todos sus afilados dientes blancos—. Eso no es un recuerdo, por cierto. Es el arma en tu mano. Estamos dentro, fuera de la vista, si yo no fuera una amenaza, la bajarías.
Joder.
Hijo de puta.
Incluso con la amnesia, el tipo era un bastardo.
En ese sentido, Jim se acercó, manteniendo contacto visual con las oscuras Ray-Ban que el hombre llevaba puestas. Con el cañón silenciador apuntando hacia Matthias, puso el arma en la mesa de café y la empujó a través de la madera picada.
—Sírvete.
—Me estás dando un arma.
—Claro, por qué no. Piensa en ello como un regalo de bienvenida.
—¿Estoy en casa?
—No en este lugar en particular, no puedes quedarte aquí, y no lo has hecho. Nunca.
Matthias sonrió un poco. —Bueno, no quiero quedarme en mi casa.
—¿Dónde está eso exactamente?
El hombre metió la mano en su bolsillo, sacó una billetera y una licencia de conducir en la mesa junto a la cuarenta. Jim miró la identificación. Estaba bien hecha, con los hologramas correspondientes. El apellido no era correcto, por supuesto, pero sí lo era el nombre y la imagen.
—¿Qué sabes de mí? —preguntó el hombre.
—Bonita foto —dijo Jim mientras se echaba hacia atrás.
—No te pregunto sobre mi futuro como modelo. ¿Por qué estás evitando mis preguntas?
—Estoy tratando de decidir cómo jugar esto.
—¿Estamos en un juego?
—Sí, lo estamos. Y tiene suscripciones que no puedes empezar a imaginar —Jim decidió sentarse al lado de su invitado—. Como he dicho, ¿por qué no empezamos con lo que recuerdas?
Aquellas gafas de sol bajaron como si el hombre estuviera mirando al suelo. Tal vez a sus botas. ¿El bastón?
—Fui golpeado por un coche fuera del cementerio de Pine Grove anoche y me desperté en el hospital sin ninguna pista de quién era o dónde estaba. Hoy, regresé lo más que pude y encontré tú tumba. —Las Ray-Ban volvieron de nuevo hacia arriba—. Supe tú nombre en el instante en que lo vi. Te reconocí también, en el segundo en que te pusiste a la vista.
Jim puso cara de póquer. —No es una sorpresa, ambos nos conocemos desde hace mucho. Y por eso te voy a ayudar.
—Así que dime cómo llegué... —La mano de Matthias hizo un torpe gesto en sí mismo—. A todo esto.
—¿Las lesiones?
—No, mi tutú y las zapatillas de ballet. ¿Qué coño crees?
—Quítate las gafas.
—¿Por qué?
—Quiero mirarte a los ojos cuando te responda.
La mano que levantó tembló, pero estaba dispuesto a apostar que era una debilidad física, no una mental. Y lo que reveló fue exactamente la forma en que había sido.
—¿Cómo ocurrieron las lesiones? —Su antiguo jefe repitió con voz profunda.
—Intentaste suicidarte delante de mí. Colocaste una bomba en la arena y pisaste la maldita cosa justo en frente de mí.
Matthias se miró las piernas, sus cejas estaban apretadas, como si estuviera jugando caza-y-picotea con su teclado mental. —¿Por qué hice eso?
Cómo responder a eso sin revelar demasiado. —Odiabas el hombre que eras. No podías seguir más, e imaginaste que no tenías que hacerlo.
—Sin embargo, no morí.
—No en ese momento, no. —Jim se levantó—. Mi compañero regresó.
Una fracción de segundo más tarde, el sonido de una Harley se filtró a través de las ventanas, retumbó cada vez más fuerte hasta detenerse a continuación.
—Tienes un buen sentido de audición —comentó Matthias.
Jim se enfrentó al hombre, preguntándose exactamente cómo hacer para que la situación estuviera a su favor. Con una sonrisa socarrona, murmuró—: Es el más pequeño de mis trucos.





Invitado Bienvenid@ a TG
avatar
maka.mayi
Moderadora
Moderadora

Mensajes 7951 Puntos 16921
Edad 25
Fecha de inscripción 05/06/2010
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por aranoi el Miér Jun 05, 2013 2:41 pm

Genial Maka :)

Gracias por el capi
avatar
aranoi
Quiero ser Guardián

Mensajes 62 Puntos 64
Fecha de inscripción 28/10/2012
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por romantic el Miér Jun 05, 2013 5:56 pm

gracias
avatar
romantic
Quiero ser Guardián

Mensajes 63 Puntos 68
Fecha de inscripción 04/04/2011
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por iels010 el Miér Jun 05, 2013 7:19 pm

avatar
iels010
En entrenamiento

Mensajes 569 Puntos 624
Edad 28
Fecha de inscripción 20/06/2011
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por maka.mayi el Miér Jun 05, 2013 8:01 pm

La parte de mi tutú y las zapatillas de ballet me hizo llorar de la risa :3





Invitado Bienvenid@ a TG
avatar
maka.mayi
Moderadora
Moderadora

Mensajes 7951 Puntos 16921
Edad 25
Fecha de inscripción 05/06/2010
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por sofiagodiva el Miér Jun 05, 2013 8:14 pm

Gracias!! Fue una sorpresa!!!
avatar
sofiagodiva
Quiero ser Guardián

Mensajes 5 Puntos 6
Fecha de inscripción 28/05/2012
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por modesty el Jue Jun 06, 2013 12:22 am

qué bien gracias.
avatar
modesty
Iniciado

Mensajes 159 Puntos 162
Edad 51
Fecha de inscripción 21/08/2012
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por maryje el Jue Jun 06, 2013 8:54 am

Ranguitos Maka!!
avatar
maryje
Quiero ser Guardián

Mensajes 41 Puntos 77
Fecha de inscripción 07/01/2012
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por pumuca el Jue Jun 06, 2013 4:28 pm

Gracias!!!
avatar
pumuca
Quiero ser Guardián

Mensajes 10 Puntos 26
Fecha de inscripción 30/09/2011
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por maka.mayi el Jue Jun 06, 2013 7:51 pm

@maryje escribió:Ranguitos Maka!!

Gracias :3





Invitado Bienvenid@ a TG
avatar
maka.mayi
Moderadora
Moderadora

Mensajes 7951 Puntos 16921
Edad 25
Fecha de inscripción 05/06/2010
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por DanielleRoth el Sáb Jun 08, 2013 12:01 am

Gracias!!!
avatar
DanielleRoth
Graduado

Mensajes 764 Puntos 773
Edad 26
Fecha de inscripción 07/05/2012
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por luthien1306 el Lun Jun 10, 2013 10:29 am

gracias x capis
avatar
luthien1306
Iniciado

Mensajes 223 Puntos 244
Fecha de inscripción 03/05/2011
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por maka.mayi el Miér Jun 12, 2013 11:55 pm


Capitulo Catorce

Traducido por Hishiru
Corregido por Violet~

—¿Tú quieres que haga qué?
En respuesta, una caja de L'Oréal fue lanzada desde las sombras, y mientras la mujer la atrapaba, pensó... Sí, guau, gran comienzo de la noche. Ya estaba cansada, harta y lista para estar en su cambio de la 1am, y este “cliente” era ¿algún loco del color del cabello?
Estaba tan asqueada de estas cosas de puta, realmente lo estaba. Estaba harta de las habitaciones oscuras en los moteles de mala muerte, los hombres feos con ideas brillantes, y no había comenzado a hablar de su “gerente”.
—Quieres que me tiña el pelo de rubio. En serio.
Un fajo de quinientos dólares aparecieron desde la esquina, la luz que caía desde la lámpara hacía brillar los billetes en la habitación oscura. Seguro parecían como Benjis desde el cielo, cariño… especialmente teniendo en cuenta que el imbécil ya había pagado por esto, permitiéndole venir a este lugar de alquiler-por-hora con ella.
—Vale, bien. —Ella caminó y le arrebató los billetes—. ¿Algo más?
La voz profunda era tranquila. —Quiero que lo seques completo.
—¿Eso es todo?
—Eso es todo.
—Nada de sexo.
—No te quiero para eso.
Un temblor comenzó desde su tatuaje en la parte baja de su espalda y aumentaron a escalofríos desde su espalda hasta su nuca. Pero no había nada de que preocuparse. Había chicas en las habitaciones vecinas, y su jefe era el hombre en el estacionamiento a no más de doce metros de distancia. Además ella llevaba a Mace.
Qué es lo que haría con ella.
Murmurando entre dientes, fue al baño y encendió la luz. En el espejo, ella lucía de cuarenta años, con bolsas bajo sus ojos y el cabello como si fueran hojas de maíz. La buena noticia era que necesitaba retocar sus raíces, había un camino a uno de los lados, mostrando algo de sucio moreno en el cuero cabelludo. Pero no por ello quería verse como Marilyn Monroe.
Ella habría querido ser pelirroja. Y demonios, si su pelo ya era frágil como el infierno, esto no iba a ayudar…
Oh, mira, venía con un acondicionador. Lindo.
Dejó el frasco exprimible lleno de mierda cremosa, el tubo laminado del color, y la desproporcionada mezcla post-decoloración. Leer las instrucciones tomó un poco de tiempo, porque ella siempre había apestado en todo esas cosas escritas/palabras, pero esto no era algo complejo.
A través de la puerta abierta, vio que el cliente se había sentado en ese rincón, colocando sus botas muy separadas, las manos apoyadas en las rodillas en lugar de su ingle. No había mucho que ver, la luz de arriba solo alcanzaba sus piernas. Mejor así, lo hacía más anónimo.
Gracioso, ella no recordaba que estas habitaciones fueran tan oscuras.
Volviendo a los negocios, perforó la boca del tubo con el tapón de plástico, apretó la mierda apestosa en la parte de arriba del frasco, y luego sacudió la mezcla como si estuviera dándole a alguien un trabajo manual. Los guantes de plástico estaban en la parte posterior de las instrucciones y metió sus manos en ellos. Gracias a Dios que eran grandes, porque no había más espacio arriba para las uñas postizas.
Golpeó la parte lateral sin ningún inconveniente, pero los enredos en el final hacían imposible sacar la mierda del tramo. Consiguió un cepillo de su bolso, para poder hacer todo el trabajo, empezó desde la raíz hasta dividirlo al final, y luego hizo un trabajo rápido al cubrir todo lo que salía de su cráneo.
La cosa olía a ambientador y pegamento y tenía la consistencia del semen.
¿Era eso lo que excitaba a este tipo?
Los hombres eran unos cerdos.
Durante el tiempo de espera, mientras su cuero cabelludo se calentaba y le picaba la nariz, envió un mensaje de texto a la gente sobre el trabajo anormal que estaba haciendo. No había razón para hablar con el cliente, ya que él estaba sentado allí, imitando a una estatua.
Treinta y cinco minutos más tarde, se metió a la ducha con una botella de shampoo que estaba sobre la mesilla. La cosa había sido un poco utilizada por otra persona, pero era suficiente para tener las cosas limpias. El agua caliente se sentía bien y el acondicionador olía mucho mejor que el decolorante.
Cuando salió, su cabello era del color de las palomitas de maíz, todo ese dorado hacía que su blanco-culo brillara de color verde. Ponerse la ropa de puta de nuevo no ayudó mucho a su imagen.
Desenganchó el secador se giró sobre sus pies descalzos. —¿Estás listo para esto?
El hombre se levantó de la silla y se acercó, dando un paso hacia la luz. Era bien parecido, pero por alguna razón, quería regresarle el dinero y largarse. Y rápido.
—Tomaré las cosas desde aquí —dijo, quitándole el secador y el cepillo.
El ruido del aire caliente rugió en sus oídos mientras él comenzaba a acariciar lentamente su pelo. Con calma. Seguro. Como si lo hubiera hecho antes.
Fenómeno.
Cuando todo estuvo seco y suave, hizo clic apagando la secadora y la puso sobre la mesa a su lado.
Encontrando sus ojos en el espejo, el hombre sólo se limitó a mirarla.
Ella se aclaró la garganta. —Me tengo que ir…
De repente, el rostro de él no estaba bien, sus facciones parecían cambiar a algo...
Ella abrió la boca y tiró de su último aliento para gritar mientras una cuchilla se levantaba por detrás de su cabeza.
Con una tajada rápida a través de su garganta, el monstruo abrió una ruta diferente para que exhalara el aire de sus pulmones, la liberación no fue suficiente para convertirlo en un grito de ayuda.
Su última imagen fue la de un cadáver, que estaba sonriendo en medio de su carne podrida.
Es hora de la fiesta —dijo una voz femenina.





Invitado Bienvenid@ a TG
avatar
maka.mayi
Moderadora
Moderadora

Mensajes 7951 Puntos 16921
Edad 25
Fecha de inscripción 05/06/2010
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por aranoi el Jue Jun 13, 2013 6:10 am

Gracias por el capi  Maka :)

Ya empezamos con los asesinatos :(
avatar
aranoi
Quiero ser Guardián

Mensajes 62 Puntos 64
Fecha de inscripción 28/10/2012
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por iels010 el Jue Jun 13, 2013 6:46 pm



avatar
iels010
En entrenamiento

Mensajes 569 Puntos 624
Edad 28
Fecha de inscripción 20/06/2011
Femenino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por Leon1304 el Jue Jun 13, 2013 11:04 pm

gracias por el capitulo, son la onda DG
avatar
Leon1304
Quiero ser Guardián

Mensajes 4 Puntos 10
Edad 29
Fecha de inscripción 08/05/2013
Masculino


Volver arriba Ir abajo

Re: Rapture (Ángeles Caídos 4) - J.R. Ward

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 10. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.